EL CINE: LA ETERNIDAD EN EL TIEMPO

Se vive el FICCALI 2019

“Hacer cine para no morir” era lo que el cineasta Luis Ospina, consignaba siempre al realizar sus películas, fue un consagrado al séptimo arte, respiraba, vivía por y para el cine, al igual que sus otros amigos: Carlos Mayolo y Andrés Caicedo, en el que juntos conformaron ‘El Grupo De Cali’.

Iban a “los templos” como le llamaban a estos lugares donde la magia cinematográfica se proyectaban en los teatros del Centro de Cali, sobre todo en los barrios populares; por nombrar alguno, el teatro Alameda, que en esta versión XI del Festival Internacional de Cine de Cali, es la imagen oficial del póster en el que muestra a la ciudad pluriétnica que somos.

Antes de irse de este plano terrenal, Ospina dejó hecha la curaduría de las películas que aparecen en la programación del festival, además del lema ¡VAMOS AL CINE!  Una exclamación que invita a que todos nos encontremos entorno a una gran pantalla en la oscuridad y vivamos un momento de esa particular sensación de ver las filmaciones en otro espacio que no sea frente a un dispositivo electrónico en el que tenemos acceso a cualquier plataforma digital.

Por lo que se vive diversas actividades como exposiciones, conferencias y una agenda académica que irá hasta el 11 de noviembre, para que la imagen en movimiento continúe perdurando en el tiempo, así como las historias y el delirio que desbordaron las figuras del ‘grupo de Cali’ hacia ese ejercicio creativo de contar la realidad desde otra mirada.

Consulta más en https://www.festivaldecinecali.gov.co/

Author: Stefany Vanegas Mondragón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *