MÚSICA Y DERECHO ¿COMPATIBLES?

Ambos extremos son pare sustancial del ser humano, la música, por un lado, refleja en su expresión las intenciones, los deseos más profundos, los cambios que van generándose producto de una sociedad, reflejo de una cultura, la voz de las masas coloquialmente hablando entre otros. el Derecho, entre otras cosas, regula la relación entre particulares y de este frete al Estado y Generando cambios frente a nuestra manera de percibir el mundo y concebir su adaptación conforme va a avanzando la sociedad.

Mientras el otro es el reflejo a carácter sociológico del desarrollo humano, el otro es un reflejo transversal en la vida de todos y cada uno de los individuos que conforman la denominada sociedad contemporánea. No sería descabellada la idea de considerar una compatibilidad y una complementariedad de ambos factores, dicho de otro modo, traer a colación razones que permitan realizar ambos aspectos anteriormente mencionados.

Para empezar, la música, según la RAE es el arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre o tristemente.  Esto quiere decir que es una forma de manifestación en la cual, mediante la ejecución de instrumentos musicales o de la misma voz humana, se permite transmitir, no sólo sonidos de manera simple, sino que se transmiten sensaciones, emociones, pensamientos, ideales, intenciones. Esto se ve evidencia mucho en la gran cantidad de géneros musicales que existe, desde la música clásica, pasando por la música académica, el jazz, Blues, Rap (Revolución Artística Protestante); géneros caribeños como el Reggae, el Rock y sus derivaciones, la Salsa y sus derivados, entre otros muchos que plasman los factores que más se manifiestan en la existencia del ser humano.

El Derecho por su parte, “es como el aire, está en todas partes”, según Carlos Santiago Nino,  este se encuentra en todos los rincones del desarrollo de la existencia del ser humano, desde que se encuentra en avanzada gestación con la expectativa de nacer, una vez sucede esto es apto para el goce de Derechos, cuando alcanza su carácter de ciudadano al cumplir la mayoría de edad, en el que se convierte en sujeto de Derecho y adquiere completa capacidad para adquirir obligaciones, y todas las disposiciones normativas que existen en el ordenamiento jurídico para poder ejecutar dichos elementos y lograr una armonía en la coexistencia de los individuos de la sociedad.

La música es una pasión, aún más, un estilo de vida, el cual puede comenzar a inspirarse y apreciarse a cualquier edad, desde las canciones que en algún momento nuestras madres, padres o parientes nos cantaban en nuestra niñez, hasta el opening de algún programa de TV que nos fascinara. Aquella canción que escuchaste de casualidad y queda sonando en tu cabeza y no sabes la referencia, la canción que alguna vez dedicaste o te dedicaron, también algunos gustos musicales de aquella persona especial que en algún momento te motivas a escuchar y que casualmente te generó igual agrado y que cada vez que la escuchas te recuerda un repertorio de momentos con aquella persona, las canciones que te recuerdan a un ser querido ausente o las que simplemente te generan un nexo con vivencias o recuerdos de cualquier índole.  Son el reflejo de los pilares de las relaciones humanas y que muestran el resultado de una serie de elementos como la cultura, el arraigo, motivos por las cuales iniciar o terminar algo, entre otros.

El Derecho al regular el día a día de la sociedad y este moldearse a los cambios frecuentes que esta padece, inspira también nuevas mentes para generar nuevos conceptos que demarcan la concepción del individuo como ser en sociedad y el flujo de la sociedad como sistema estructurado en constante cambio, por ejemplo, la perspectiva que tienen los seres humanos frente a la naturaleza, este, mediante normas y campañas logran conciencia de los individuos respecto a cómo se utiliza el entorno, el provecho que se obtiene de este y el cómo se preserva para garantizar el perdurar de las especies habitantes del planeta.

Se complementan, entre otras razones, por el motivo de que la Música a groso modo refleja las intenciones de querer iniciar o terminar algo ya sea de manera individual o conjunta y el Derecho el regular todas las interacciones entre particulares y de estos con el estado para mantener la armonía y la evolución social y así mismo adaptarse a los cambios generados.

Puede existir un número muy grande de razones por la cuales estos dos factores son compatibles y complementarios entre sí, les invitamos a reflexionar acerca de este asunto y dejar sus conclusiones en la página del periódico y grupo estudiantil Aletheia de la facultad de Derecho de la Universidad de San Buenaventura Cali.

Author: Cristian Solís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *