EL OLVIDO DE LOS CORREGIMIENTOS Y LAS VEREDAS EN COLOMBIA

Por: Katherin Arboleda Carabali

Algunos municipios, corregimientos y veredas de nuestro país, están en el olvido debido a la falta gobernanza, interés, gestión y conocimiento de las necesidades básicas que deben ser cubiertas por los alcaldes, gobernadores y el gobierno Nacional, desconociendo derechos a los que son acreedores todos los habitantes del territorio nacional. 

Colombia esta compuestas por treinta y dos departamentos y distritos, en los cuales hay mil ciento veinte municipios, en los que se encuentran corregimientos y veredas. Algunos de estos departamentos y municipio son autosostenibles, debido a su agricultura, explotación de minerales, turismo, entre otros. Pero estos recursos no se encuentran en igual proporción y cantidad en todas las regiones y territorios de nuestro país.

El Gobierno Nacional, tiene ciertos mecanismos o fórmulas para la distribución de recursos económicos que se destinan a las diferentes entidades territoriales, departamentos y municipios, entre los cuales se encuentran el número de habitantes, necesidades priorizadas por el Gobierno en su Plan de Desarrollo Nacional y las regalías que percibe por la exploración de recursos naturales como el petróleo, esmeraldas, oro, carbón, etc.

Es importante señalar que el sostenimiento de los municipios se da por los recursos propios y los que recibe de la nación, sin embargo, los malos manejos y el desconocimiento de los mandatarios locales frente al como afrontar y resolver las necesidades de la comunidad, someten a los pobladores de las veredas y corregimiento a situaciones difíciles y al no cubrimiento de las necesidades básicas.

El municipio de Buenos Aires en el norte del Departamento del Cauca, junto a sus siete corregimientos. Tuve la oportunidad de estar en distintas veredas y corregimientos del municipio, evidenciando un claro ejemplo de algunas de las necesidades más importantes por las cuales tienen que pasar estas personas. La falta de agua potable de manera permanente y continua, al igual que alcantarillado y alumbrado público son solo algunas de las carencias de este sector.

En otro campo del olvido, la vereda Santa Catalina, se encuentran muchos niños y jóvenes con sueños y metas por delante, pero se ven obstaculizadas por la falta de oportunidad en el campo formativo y laboral, por lo cual deben optar por abandonar el municipio; Causando en algunos frustración y resignación.  También están las mujeres y hombres que trabajan arduamente en la minería para obtener el sustento para sus familias, pero más llama la atención el no contar con vías en buen estado para trasportar y/o comercializar el producto o llevar el sustento de sus hogares.

Actualmente se ven muchos casos, donde existe da poca importancia a los lugares aledaños a las cabeceras municipales, teniendo en cuenta que muchos de estos obtienen los recursos necesarios, pero por la politiquería y la corrupción no llegan a cubrir las necesidades de la comunidad, llevando al completo olvido a estos lugares que forman parte fundamental en la historia y la cultura.

Debo concluir, que los derechos fundamentales que algunos resaltan como cumplidos, no lo están en la gran mayoría de ciudadanos, sobre todo en municipios o corregimientos apartados y/o de difícil acceso; de verdad se necesitan no solo la ayuda de sus alcaldes sino del país entero y donde tenemos que poner en la mesa palabras como vida, salud, igualdad, educación y de más.

Author: Aletheia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *